La física de Epicuro

Por: América Idaly Arzaga Villa
ffyl
Filosofía
Publicado: 2014-04-03 10:00:00

Introducción
En este pequeño pero conciso trabajo, abordaré la problemática sobre la física de Epicuro, su manera de explicarla y los planteamientos que realiza sobre los átomos para así poder acudir a nuevos paradigmas y en un momento dado saber más sobre lo que nos está informando. Estas tesis tienen mucha vigencia hasta nuestros días debido al gran enfoque utilizado y más aún porque el atomismo está muy en boga en este tiempo. Así como las tesis Aristotélicas abarcan una gran cantidad de tiempo por seguir siendo vigentes las tesis epicureistas también. Su pensamiento es incesantemente magnífico y han dejado al mundo un gran legado para continuar usándolas y seguir exprimiendo su jugo.
Un punto muy importante en este trabajo, es ese empeño que tuvo Epicuro por alcanzar la felicidad, él a lo largo de toda su filosofía, deja plasmado que el principal factor por el cual escribe e imparte clases es por ayudar a los hombres a llegar a ese clímax. Todos sus escritos están diseñados o escritos para ese fin, no hay ningún tema en toda su herencia que no se refiera en poca o gran medida a esto. Y la física no se queda atrás. A lo largo de la teoría del conocimiento y la ética, deja claro que su único fin teleológico es que el hombre debe alcanzar la felicidad por medio de la ataraxia (tranquilidad), el conocimiento y la verdad, busca darle al hombre la mejor manera de ser un individuo dichoso, lleno de sabiduría (aunque no tanta, porque el que sabe mucho se preocupa demasiado por aprender más) y sobre todo el hombre feliz es aquel conocedor de la naturaleza y del cosmos al cual pertenece.
Su física es un acercamiento a la naturaleza y el objetivo principal de este gran filósofo es dar por sentadas las bases de una mejor vida a los hombres que se dediquen a leer y a estudiar según sus leyes y siguiendo sus consejos. Invita a los hombres en general a filosofar; ya sean niños, adultos, ancianos, hombres y mujeres, nos invita a unirnos a ese mundo de tranquilidad y de imperturbabilidad. Esclarece en todo momento sobre su filosofía de la cual dice que es como hacerte una cirugía en la cual, él es cirujano y te arranca o te extirpa todo lo malo y te deja sano, te da la salud y te permite ser un hombre feliz e inteligente.
¿Qué dice Epicuro en su física?
La física de Epicuro está fundamentada principalmente en el atomismo, en el cual dice que todos los seres de este mundo están compuestos por una infinidad de átomos unidos entre sí. Los átomos son pequeñas partículas con las cuales todo lo puesto en este mundo está compuesto. Otra característica es el vacío, presentes al igual que estas partículas llamadas átomos.
¿Qué es un átomo? Es la unidad mas pequeña de un elemento químico, para los antiguos griegos la palabra átomo era la parte mas pequeña de la materia que se conociera, es indestructible y en griego significa “no divisible”. Estos tienen forma, extensión y peso.
¿Qué es el vacío? El vacío no es otra cosa nomás que el lugar en el cual se encuentran los átomos, por donde se mueven y en donde tienen su principio, el espacio donde se mueven.
Los átomos forman al cuerpo humano, tiene millones de ellos y lo ayudan a funcionar. Así como el cuerpo humano esta compuesto por átomos, también, las demás cosas del mundo, como podrían ser las plantas, los animales e incluso los objetos. Estos le dan su carácter de materia a todos los objetos, a partir de éstos vemos como cada cosa cuenta con un cuerpo material, definido básicamente por todas las formas impuestas a él. Al momento de ser cosas materiales, se les puede diferenciar, de todos los otros objetos; por lo tanto cada cuerpo humano es diferente debido a las características que los átomos le atribuyen a cada uno.
Algo de suma importancia y el cual también esta constituido por átomos es el alma humana. Pero el alma está formada por átomos más sutiles, es un tipo especial de átomos, pero al estar constituida sigue siendo material, entonces cuando el cuerpo muere el alma debe de morir también con él. Esto se debe a que el alma aunque goza de características especiales sigue teniendo una parte material, aunque sus átomos sean más ligeros, o más sutiles le atribuyen ese materialismo y cuando una persona fallece su cuerpo perece y su alma se muere al mismo tiempo. Entonces con esta teoría me queda muy claro, una cosa; si el alma perece junto con el cuerpo ¿Por qué seguimos haciendo cosas como si siguiera con vida? Si en cuanto el cuerpo deja de existir y pasa al no ser el alma también lo hace, porque los vivos hacemos cosas en honor al alma de nuestros difuntos. Con esto me refiero a las atribuciones que les damos a los difuntos. Por ejemplo: los conmemoramos en un día especial en donde les hacemos un ritual ofreciéndoles sus comidas, bebidas y decimos que ellos vienen a comer y a beber, pensamos que su alma sigue entre nosotros y consideramos de suma importancia demostrar que pensamos en ellos. Por lo tanto estos rituales se realizan simplemente para sentirnos bien con nosotros mismos y sentir que ellos aun siguen entre nosotros.
La física de Epicuro esta dividida en dos principios. En primer lugar dice que nada nace de la nada, todo tiene un principio material y por lo tanto no se puede destruir en un no ser. No hay que recurrir a los dioses para atribuirle vida propia a cuantas cosas se nos presenten. Todo tiene un principio corpóreo, los objetos o cuerpos no han sido creados por seres celestiales, como se asevera un poco en las religiones. Todo tienen un principio y un fin, nada es infinito y pertenece a seres materiales anteriormente creados por materia pura. Un ejemplo de esto es la concepción de un niño: es creado a partir de la unión de un hombre y una mujer, está formado por células las cuales fueron dotadas por ambas partes y el embrión es otro cuerpo material constituido por átomos y moléculas pequeñísimas. No existe, creo yo, un solo niño que no haya tenido que permanecer en el vientre de su madre un tiempo y así después poder nacer, todos tenemos un principio material y estamos formados por miles de átomos.
El segundo principio, mencionado anteriormente, es el principio atomista en el cual dice que todo está compuesto por átomos y vacío, no existe un solo ser u objeto carente de estos dos. Los átomos son partículas que no se ven a simple vista, no tienen la forma que nosotros creemos, son simples puntos moviéndose rápidamente en alguna superficie. Su movimiento puede ser vertical, el choque o la desviación. Esta teoría es retomada del antiguo pensador Demócrito, primero en presentarla e investigarla.
Demócrito y su teoría atomista
La teoría atomista de Demócrito: “Admitía a los átomos y al vacío como elementos primarios. Los átomos son partes indivisibles, invariables y eternos, se encuentran en movimiento constante y se diferencian entre sí por su magnitud, situación y orden, por lo tanto las propiedades de sonido, color y sabor no pertenecen a los átomos, sino que existen por la naturaleza de las cosas.” (1)
En la teoría de este pensador vemos grandes similitudes con la de Epicuro, afirman que los átomos constituyen a los cuerpos, que estos tienen forma y peso y le atribuyen características especiales, cada uno haciendo énfasis a lo que cada uno había estudiado, pero en sí las dos teorías son tan similares que se podría decir que Epicuro fue alumno de Demócrito. La principal diferencia entre ellos es que cada uno la uso para ciertos fines. Demócrito lo hizo para explicar con mayor calma la naturaleza de los cuerpos, del mundo y su composición. Epicuro la usa para determinar su ética y su manera de concebir la felicidad. Se puede decir que con su física ayudó a fundamentar su ética y pensamiento en el cual el fin ultimo es alcanzar la felicidad y la libertad.
Volviendo con Epicuro, digo que los cuerpos pueden ser simples y compuestos: los simples son aquellos átomos que constan de partes mínimas y los compuestos son aquellos en los cuales los átomos forman parte de un cuerpo y no sólo existe uno solo sino que hay miles de ellos. En estos los átomos son la materia observada en cada cuerpo y en los simples es eso, el cuerpo en sí.
“Los átomos cuerpos indivisibles y completos, de los que se forman y en los que se disuelven los cuerpos compuestos, no son susceptibles, por lo que toca a sus formas, de ser abarcados por las diferencias de éstas, puesto que no es posible que se formen tan numerosas diferencias reales a base de las mismas formáis estas se dejan abarcar. Y también, si nos referimos a todas y cada una de las configuraciones que pueden adoptar los átomos, resulta que las configuraciones iguales son completamente infinitas, pero en lo tocante a sus diferencias no son completamente infinitas sino sólo interpretadas como si fueran infinitas” (2).
Comentado anteriormente en Demócrito y en Epicuro encontramos muchas características similares como lo es que la materia es increada, indestructible, el universo está formado de cuerpos sólidos y de vacío, el vacío es infinito, los átomos se mueven continuamente etc., sin embargo, hay ciertas diferencias entre ellos. Demócrito aseveraba que la variedad de las formas eran infinitas y en esto difiere Epicuro quien dice que si esto fuera cierto el átomo sería tan grande por lo tanto visible y esto contradecía las reglas establecidas por él.
Entonces con esto queda clara la idea que la materia esta formada por pequeñas partículas infinitas las cuales están en todos los cuerpos con extensión y forma, siendo cada una diferente pero atribuyéndole características al cuerpo en el que se encuentran.
¿Cómo se formó el macrocosmos?
En sus investigaciones Epicuro trata de explicar cómo se formó el mundo, el cosmos, y aunque en sus escritos se queda corto en cuanto a lo que debía decir, podemos señalarlo y sacar algo de provecho de sus teorías. Esto se debe en gran parte a que Epicuro le dio mayor importancia a la composición del hombre, de los objetos que a la composición de la naturaleza, estaba tan ocupado con el hombre y con el microcosmos que dejó de lado la física y la naturaleza. Sólo da un significado o interpretación, aunque breve, para mí es bastante concisa. “La formación de un cosmos es distinta. Los átomos por su propia naturaleza están dotados de peso, su peso los hace caer en el espacio infinito en líneas verticales. La caída continuaría por siempre, sin contacto entre los átomos, si no fuera porque están dotados del poder de desviarse ligeramente en cualquier punto del espacio o del tiempo, por causa de esta desviación los átomos se ponen en contacto y al chocar entre ellos se forma una vorágine que en su momento dio lugar a la formación del mundo”(3).
Con esto Epicuro trata de afirmar lo dicho por Demócrito en la teoría atomista, en la cual dotó a los átomos, no de voluntad propia, sino de un movimiento de desviación el cual es el creador del macrocosmos. Si este movimiento no se hubiera dado el mundo simplemente no existiría, o no se habría formado de tal manera. En la antigüedad se creía en la existencia del mundo gracias a un dios (sigue siendo así aunque en menor grado) el cual lo había creado e intervenía directamente. Pero a partir de los estudios científicos de algunos filósofos antiguos se descubren varias teorías que podrían comprobar lo equivocado que se estaba. A partir de estos pensadores se observan y se implementan nuevos estudios los cuales colaboran en la búsqueda del hombre por conocer su verdad absoluta. Otra cosa afirmada por este pensador es que en el universo hay un número infinito de cuerpos, formados por millones de átomos; estos mundos son perecederos y así como un día nacen después mueren y sus partículas pasan a disolverse y tal vez en un futuro sean parte de otros mundos.
“Hay infinitos mundos ya sean semejantes o desemejantes; pues siendo los átomos infinitos, como poco ha demostrarnos, son también llevados remotísimamente. Ni los átomos (de los cuales se hizo o se pudo hacer el mundo) quedaron asumidos en un mundo ni en infinitos; en semejantes a éste, o en desemejantes. Así, no hay cosas que impida la infinidad de mundos.” (4)
Afirma también que el universo es infinito por el número de cuerpos que contiene y por el vacío del cual está rodeado, ya que si uno de estos dos estuviera limitado y el otro fuera infinito, entonces, no se podría haber creado el universo. Debido a que los dos deben de contar con las mismas características sino serían incompatibles, no se habrían juntado y el mundo no podría existir, debido a los diferentes componentes de cada una de las partes los cuales son los componentes del mundo y de todas sus derivadas.
Conclusión
En resumen lo anteriormente dicho acerca de la física Epicúrea aunque no nos permite aclarar muchos conceptos sobre la formación del mundo y la constitución de los seres, nos deja ese gran legado llamado teoría atómica que aunque sea una teoría ya antes descrita con Demócrito se vieron algunos avances y hubo ciertas modificaciones, las cuales hoy nos permiten tener un mayor acercamiento a la manera en la cual podemos concebir al mundo.
Epicuro a lo largo de su peregrinar trató de llevar siempre a cabo esa necesidad de hacer al hombre cambiar su vida en busca de una mejoramiento, su filosofía está abocada a ello y en sus tesis trata de plasmar esa necesidad de hacer al hombre más fuerte y no dejarse llevar por los problemas que le acontecen.
Tal vez nunca desarrolló muy bien su física y no son muy aceptables los puntos dados pero hay que tener en cuenta que lo hizo para eso, para sacar al hombre bueno e inteligente. La teoría de los átomos ya había sido analizada, sin embargo, Epicuro le dio cierto perfeccionamiento a su manera, y aunque es un poco inconsistente, plasma la idea de que la tierra y todas las cosas existentes en ella son parte fundamental de un todo formada por materia muy sutil que aunque no se ve sabemos que ahí esta.

Referencias:
1. Diccionario soviético de filosofía: http://www.filosofia.org/enc/ros/democ.htm
2. José Vara: Epicuro o el destino del hombre es la felicidad p. 52
3. Benjamín Farrington: La rebelión de Epicuro p.155
4. Tito Lucrecia Caro: De la naturaleza p. 258

Bibliografía:
Cresson, Andre: Epicuro: su vida, su obra, su filosofía. (Juan Gil Albert), México, América, 1941.
Farrington, Benjamín: La rebelión de Epicuro. (José Cano Vázquez), Barcelona, LAIA, 1983.
García Gual, Carlos: Epicuro. Madrid, Alianza editorial, 1981.
Laercio Diógenes: Epicuro. (José Marchena), México, Porrúa, 2000.
Lucrecia Caro, Tito: De la naturaleza. México, Porrúa, 2000.
Vara, José: Epicuro o el destino del hombre es la felicidad, Cátedra.




Compártelo:Compártelo en FacebookCompártelo en Twitter

Autores por orden alfabético
A B C CH D E F G H I
J K L LL M N O P Q R
S T U V W X Y Z
Autores por Unidad Académica
 

Acerca de Exprésate | Bases para envío de aportaciones | Contacto

Universidad Autónoma de Chihuahua

Dirección de Extensión y Difusión - Coord. Gral. de Tecnologías de Información