El arte de amar en Erick Fromm

Por: Belem Alicia Retana García
ffyl
Escuela Libre de Psicología, A.C. (Incorporada)
Publicado: 2011-03-07 11:04:00

Amar, es un arte muy difícil así lo dice el autor Erick Fromm en su obra El Arte de Amar. Para ello se necesita disciplina  y coincido con él acerca de que  podemos amar muchas cosas y en que existen diferentes tipos de amor como los que  menciona en el libro.


El tipo de amor que podemos sentir por Dios es bastante interesante sobre todo por la mención que hace al referirse a que según la figura que necesitamos es como veremos a Dios, ya sea como un padre autoritario o como una madre que dará su amor incondicional ante un hijo imperfecto y pecador.


¿Pero qué tan fuerte es nuestro poder de destrucción hacía lo que amamos?, es decir, destruimos lo que deseamos conocer, y el querer conocer a alguien es una demostración del amor que sientes por esa persona u objeto, en todo caso ¿es fácil decir que destruimos lo que amamos?


“El amor es la penetración activa en la otra persona, en la que la unión satisface mi deseo de conocer”, los niños  matan y descuartizan a los pequeños bichos para poder conocer su estructura, pero esto no  significa que no sientan amor por dichos animales, pero al transferir este ejemplo con una persona, el querer adentrarnos hasta lo más profundo de su ser como señal de amor y para tratar de comprender la manera en la que esta ve el mundo, puede hacernos destruir su dignidad humana, entonces ¿hasta dónde llega el límite para poder conocer a alguien? Yo diría que no hay límites, ya que nunca se llega a  conocer por completo a una persona, esto sucede por la simple razón de que nosotros nunca llegamos a conocernos a nosotros mismos, somos seres humanos que estamos en constante cambio, no solo cambios físicos sino también en la personalidad, modificamos aquellas cosas que no nos gustan acerca de nosotros entonces, nunca será posible conocernos a nosotros mismos por completo, siendo esto así, mucho menos podemos llegar a conocer a alguien  más, pero si  podemos lograr destruirle en el intento.


El autor menciona diferentes tipos de amor, entre ellos  el amor a uno mismo. Teorías como la de Sigmund Freud nos menciona una etapa en la que las personas se aman a sí mismas, dado  que son causantes y receptores de su propio placer, también habla acerca del tipo de amor que nuestros padres nos dan y cómo estos llegan a beneficiarnos o a perjudicarnos  en el futuro.


Las relaciones entre madres e hijos que el autor menciona, habla de un amor incondicionado que el padre no provee y que es natural en la madre, la verdad pienso que es imposible generalizar, puesto que en la realidad no siempre sucede así. Otra cosa que me gustaría analizar y que me pone a reflexionar es que como mencione anteriormente el deseo de conocer a alguien por el hecho de amarle puede causar la destrucción, y ahora me pregunto, dado el amor materno que menciona el autor ¿el amor en exceso es dañino?, sabemos que el hecho de la falta de amor y comprensión de los padres llega a ser un proceso muy duro de digerir  para un individuo, de hecho afecta en el desarrollo de la persona, pero ¿acaso el exceso no hace lo mismo? Cuando una madre ama de manera sobre protectora a un hijo, está dañando su capacidad de madurez, lo cual a futuro puede traerle problemas en cuanto a cuestiones de relaciones interpersonales, lo cual suele ser frustrante, esto lleva a que dichas personas busquen de pareja a “una segunda madre”, todo por la cuestión de que no hubo una buena independización en la relación madre–hijo.

Igual pasa del lado femenino, si la niña es dependiente de alguno de sus padres, a futuro buscará de manera inconsciente una pareja cuyo carácter sea similar al de ellos.  A esto se le llama amor inmaduro, en la obra de Fromm se menciona que el amor inmaduro dice: “Te amo porque te necesito”. El amor maduro dice: “Te necesito porque te amo”.


Pienso que es importante hacer una aclaración puesto que este libro tiene un enfoque psicoanalítico, siento que presenta situaciones causa–efecto, y no como un sistema, es decir, hijo sobreprotegido (causa) es igual a una relación de pareja dependiente (efecto), lo cual en estos tiempos no puede generalizarse, puesto que somos seres sistémicos y si algo afecta al tipo de relación que llevemos más adelante no es solo la relación de los padres, y en todo caso, también somos seres que racionalizamos por lo cual podemos presentar resistencia y tomar decisiones por nosotros mismos, sin necesidad de que influya en nosotros los defectos de las relaciones paternales.


El amor como solución o respuesta a la existencia humana, pues pienso que así es, el amor es difícil de describir, el autor menciona muchas definiciones de amor, a lo largo del libro, pero creo que  ninguna es tan acertada como la que cada quien tiene para sí mismo, el concepto de amor es diferente para todos, y buscamos un amor que reúna las cualidades o características que solicita el concepto que vamos creando, el concepto de amor se crea por  lo que vemos en nuestras casas desde pequeños, por lo que la sociedad nos enseña, las experiencias que vas teniendo.


Cada persona ama de diferente manera, puesto que su definición de amor no es igual a la de sus pares. Amamos como queremos ser amados, esto  es como dice el autor, trata como quieres ser tratado, que proviene del texto bíblico “ama a tu prójimo como a ti mismo”, entonces si amo como quiero ser amado, es porque ¿amo como me amo a mí mismo? Y si es así entonces que caso tiene buscar a alguien que te ame de esa manera, si tu ya te amas de la manera que necesitas ser amado.


Si lo anterior lleva a alguna lógica entonces será fácil decir que podemos amarnos nosotros mismos sin la necesidad de alguien más, por lo tanto tenemos algo que es muy importante y eso es la fe en uno mismo, puesto que somos y nos sentimos capaces de amarnos, sin necesidad de nadie más, pero  entonces, ¿las personas que tienen una pareja, son personas que tienen falta de fe en sí mismos?  No lo creo, creo que solo después de tener fe en ti mismo, después de haberte llegado a amar, sin necesidad de que alguien más te ame, lograrás tener la capacidad para amar a algo o alguien más, es por esto que creo que el amor es un meta
nivel porque va mas allá del amor a uno mismo.


Lograr amar a alguien más que no sea uno mismo es muy difícil, para explicar esto tendré que decir que el amor, no es el estado fisiológico de sentir maripositas por alguien más, o el hecho de compartir tus pensamientos, tiempo y espacio con otra persona o el hecho de aceptar sus diferencias, el amor va mas allá.


El amor es entonces para mi, puesto que como dije cada persona conoce el amor de manera diferente, un meta nivel donde me amo tanto a mí mismo sin ser egoísta y egocéntrico, que tengo la capacidad de poder transferir la admiración, los sentimientos, el cariño, el deseo que siento por mi mismo hacía otro objeto o persona, con la ayuda y el apoyo, de un ser supremo que enseña a amar y al cual he puesto mi fe, el cual soy yo en Dios, y digo yo en Dios, puesto que nosotros mismos somos dioses, ya que estamos hechos a imagen y semejanza de nuestro creador (lo cual está dicho en los textos bíblicos y son creencias religiosas propias).


www.elpac.edu.mx





Compártelo:Compártelo en FacebookCompártelo en Twitter

Autores por orden alfabético
A B C CH D E F G H I
J K L LL M N O P Q R
S T U V W X Y Z
Autores por Unidad Académica
 

Acerca de Exprésate | Bases para envío de aportaciones | Contacto

Universidad Autónoma de Chihuahua

Dirección de Extensión y Difusión - Coord. Gral. de Tecnologías de Información