Reflexión sobre la obra Laberinto de la soledad

Por: Belem Alicia Retana García
ffyl
Escuela Libre de Psicología, A.C. (Incorporada)
Publicado: 2011-03-07 11:04:00

Este libro nos habla acerca del punto de vista del autor acerca de la historia mexicana, hay en él algunos puntos que llamaron mi atención durante la lectura; al inicio de esta  me parece notar cierto punto de negatividad hacia el mexicano, haciendo mención de lo que el  autor en su libro llama “pachucos” que son los mexicanos que residen en nuestro país vecino y hace mención a que estos subgrupos se aíslan, llegando a la conclusión de que los mexicanos somos personas cerradas y de cierta manera conformistas, menciona que para los norteamericanos el mundo es algo que se puede perfeccionar mientras que para nosotros es algo que se puede redimir, menciona que sin importar edades  el mexicano es una persona que usa máscaras, con lo cual concuerdo, pero pienso que no solo nosotros, la historia, nuestra historia es la que nos ha hecho adoptar esta manera de vivir y no poder ser nosotros mismos, el permitir expresarnos de cualquier forma siempre se nos ha prohibido en diferentes aspectos, así que tenemos que buscar una forma de vivir.


“Las máscaras que usamos”, es una  frase  interesante, puesto que así es la personalidad, todos usamos máscaras, todos cambiamos según el momento, cambiamos en cada situación que se nos presenta,  nunca vamos actuar de  la misma manera que actuamos con nuestros padres o con nuestro jefe, amigos, compañeros de trabajo, siempre cambiamos la máscara (la personalidad), cambiamos también cuando algo de nosotros no nos gusta o nos tiene inconforme, pero  hay algo que nuestra personalidad nunca cambia y ese factor inmodificable es la esencia de cada ser humano, que es único e irrepetible, las máscaras cambian pero el que se encuentra debajo del antifaz sigue siendo siempre el mismo, nosotros como psicólogos dividimos  esta “esencia” inmodificable  como rasgos de personalidad, rasgos que podemos disminuir o aumentar según nuestra conveniencia y propósito, pero siguen ahí, y en cualquier momento pueden aparecer, solo un momento de vulnerabilidad basta  para sacar ese rasgo que hemos tratado de ocultar a través de nuestras máscaras.


Las máscaras mexicanas en especial hacen referencia a los roles que se nos han adjudicado desde hace muchos años, el machismo es una de las máscaras mas marcadas en nuestra sociedad, que ha pesar de los años no ha desaparecido, la hombría que consiste en no rajarse nunca, el “macho”  es un ser hermético, encerrado en sí mismo, capaz de guardarse y guardar lo que se le confía. La hombría se mide por la invulnerabilidad, pero todos somos vulnerables, esa vulnerabilidad se encuentra debajo de nuestra máscara, una máscara que ha ido desapareciendo poco a poco, el hombre como genero masculino ha vivido con una máscara  que tiene prohibido quitarse y que por sí mismo en muchas ocasiones se siguen rehusando, la mujer como tal ha usado la máscara de ser la que represente la estabilidad y la continuidad de la especie de manera sumisa, pasiva y abnegada, preferimos ocultar las gracias y virtudes, la mujer no solo debe ocultarse sino que también debe ofrecer  cierta impasibilidad sonriente al mundo exterior. Ser ella misma dueña de su deseo, su pasión, es ser infiel a ella misma.


Esto es solo mentirse a uno mismo, reprimir el deseo, la pasión, vivir con una máscara es solo represión, es la mentira en todo su esplendor y sorprendentemente el ser humano es el único capaz de mentirse a sí mismo y mas sorprendente es que tenemos la capacidad de creer nuestras propias mentiras, es un círculo vicioso, represión, mentir, justificar, vivir y seguir reprimiendo, los hombres también lo hacen, reprimen sus sentimientos para convencerse de que son auténticos “machos”, se mienten al no poder llorar o al no poder decir lo que sienten y se justifican diciendo que deben ser fuertes y no débiles, mientras se creen esa mentira y se carcomen por dentro; tanto hombre como mujer permiten que sus máscaras se apoderen de ellos por completo, las máscaras comen su esencia, hemos venido tratando de despegarnos esa máscara aunque aun nos falta mucho por hacer.


El amor menciona el autor en este libro es una tentativa de penetrar en otro ser, pero solo puede realizarse a condición de que la entrega sea mutua. Como bien mencionaba Eric Fromm en su libro "El arte de amar", penetrar en el otro ser, tratar de conocerlo, desmembrarlo hasta conocer lo mas íntimo de él, por la curiosidad que me causa, porque lo amo; y como menciona Freud el amor es mutuo, de nos serlo así, de no ser una entrega te amo y me amas no es amor, podrá ser pasión, lujuria o cualquier cosa que se le parezca pero amor no es. El amor es concebido por nosotros como una lucha o una conquista, llena de retos y aún en la actualidad sigue siendo así, el ser humano ama los retos por naturaleza, puesto que activa sus instintos mas bajos, su instinto de conquista y supervivencia, amar es uno de los retos mas difíciles, siempre y cuando amar  se tome como definimos anteriormente y no solo como el acto de perpetuar la especie.


¿Cómo los cerrados, herméticos, conformistas, retadores mexicanos ser nosotros  mismos?, en este libro el autor menciona un escape que justifica nuestras acciones y actitudes, las fiestas, en estas todo desaparece, las jerarquías habituales, los hombres se disfrazan de mujeres y viceversa, los ricos de esclavos y los esclavos de ricos, gracias a las fiestas el mexicano se abre y participa. La violencia de nuestros festejos muestra hasta que punto nuestro hermetismo nos cierra las vías de comunicación con el mundo.


Pero, ¿acaso siempre hemos sido así?, revisar un poco de la historia de nuestro país antes de la conquista española, nos hace identificar un avance o una regresión, depende del punto de vista  del lector, aztecas y mexicas tenían mayor libertad de expresar, de no usar máscaras, guerreros que vivían en poligamia, mujeres que ayudaban al trabajo, mujeres que tenían la libertad de expresar su deseo, la adoración a diferentes dioses con diferentes y hermosos  rituales que el día de hoy nos llenan de orgullo y cultura, no solo a nosotros sino a los turistas y algunos rasgos mas que nos confirman la libertad con la que vivíamos antes de la conquista española, no nos hemos cerrado, nos encuadraron, no nos aislamos, nos aislaron,  trajeron costumbres y tradiciones desplazando las que teníamos, quitaron nuestra libertad, para encapsularla en sus costumbres  donde el hombre manda, donde  solo  un miembro de la familia trabajaba, destruyeron la creencia a nuestros dioses, mataron nuestras lenguas para traer un idioma, escasos y contados son los idiomas que sobrevivieron a tal conquista y cada vez desaparecen mas, se han extinguido.


Nuestro lenguaje, que no es nuestro como tal, refleja nuestra intimidad, una frase auténtica del mexicano, “Viva México, hijos de la chingada”, el autor se cuestiona ¿Quién es la chingada?, es la madre en su figura mítica, chingaste, son los residuos que quedan en el vaso, chingar, implica la idea del fracaso o es sinónimo de molestar o burlar. En México los significados de esta palabra tan usada son innumerables, tanto para ofender como para elogiar, esta palabra define nuestras vidas y califica nuestras relaciones interpersonales y claro el “macho” es el gran chingón, ese es el modelo de vida que hemos aceptado, hemos empezado a luchar por quitar esta idea, y regresar a la libertad donde la mujer trabajaba, donde podíamos expresar y sacar a esa persona que sufre bajo la máscara, por esta razón me pregunto  en este aspecto específicamente, ¿la conquista española nos hizo avanzar o retroceder?, estamos en la busca de algo que ya teníamos.


El catolicismo es el centro de la sociedad colonial porque de verdad es la fuente de vida que nutre las actividades, las pasiones, las virtudes y hasta los pecados de siervos y señores, de funcionarios y sacerdotes, de comerciantes y militares, el mexicano es un ser religioso y la experiencia de lo sagrado es muy verdadera, pero ¿Quién es Dios?, ¿Las antiguas divinidades de la tierra o Cristo?, la iglesia ve con recelo las curiosidades del hombre al cuestionarla de esta manera con actividades como la física y las ciencias, el hombre razona, ¿Cuál es el problema de cuestionarse?, ¿El que no existe una respuesta satisfactoria?


Llega la independencia, una liberación, que no empieza como tal, de la cual se han aprovechado, donde el gobierno de Porfirio Díaz solo era un gobierno de privilegios, gobernado por personas con máscaras de superioridad, la situación política y social, mas la mente e ideas de los intelectuales traen como consecuencia la Revolución, que es la inmersión súbita de México en su propio ser.


Llenos de máscaras y personalidades seguimos viviendo, seguimos luchando, seguimos en busca de retos, cada vez más abiertos, menos herméticos, más flexibles, más mexicanos, ¿Será este el camino correcto?


www.elpac.edu.mx





Compártelo:Compártelo en FacebookCompártelo en Twitter

Autores por orden alfabético
A B C CH D E F G H I
J K L LL M N O P Q R
S T U V W X Y Z
Autores por Unidad Académica
 

Acerca de Exprésate | Bases para envío de aportaciones | Contacto

Universidad Autónoma de Chihuahua

Dirección de Extensión y Difusión - Coord. Gral. de Tecnologías de Información