El hombre en busca de sentido

Por: Corina Babonoyaba De La Rosa
ffyl
Escuela Libre de Psicología, A.C. (Incorporada a la UACh)
Publicado: 2014-04-03 10:00:00


Y pensar que habían dejado de ser el profesionista brillante, el esposo, el hijo, el padre; para pasar a ser simplemente un número.
Nadie pensó pasar por eso, el racismo estaba a flor de piel y ellos por ser judíos debían pagar la imprudencia de los demás, aunque cabe mencionar que no solo los judíos pagaban el precio de la injusticia; había católicos, cristianos y musulmanes.
Hubiera sido mejor morir en ese momento, que pasar por todo ese dolor, por todo ese sufrimiento injustificado.
El trabajo era exhaustivo, las jornadas eran largas, y recibían a cambio solo una cucharada de sopa y si corrían con suerte un pequeño trozo de pan duro.
Lo peor del caso es que  solían discutir sobre cual era la mejor manera de conservar la porción diaria de pan.
Que vida tan miserable, ¿Dónde estaba Dios en esos momentos difíciles? ¿Acaso seria que era una mala jugada del destino? ¿De dónde se supone que deberían sacar la fuerza suficiente para salir adelante?
Se trataba pues, de que cada uno de los que estaban atravesando esa adversidad le encontrara sentido a su vida con una gran calidad humana.
A pesar del frío, del hambre, de la soledad y el miedo la esperanza no moría.

Eso si, nunca hubiesen podido concebir la idea de que ellos pasarían por una situación así, viviendo en un campo de concentración donde los trataban de una manera denigrante, lejos de su familia, anhelando que eso solo fuera un mal sueño.
No existían los derechos humanos, no existía el libre albedrío, ya no existía siquiera la dignidad.
Aquellos que algún día tuvieron aires de grandeza, mucha seguridad y que hasta llegaron a pasar por encima de otros con tal de lograr sus objetivos, se encontraban sumidos en un gran sentimiento de inferioridad.
Todos eran iguales en ese momento, nadie era más que nadie.

No era tanto el horror de aquel escenario, era más bien la impotencia que los sumía en un mar de desesperación, nadie se compadecía de aquella enfermedad, de aquella soledad, de los sueños tuncos, a nadie le podían las lágrimas de aquel triste prisionero que apenas y podía llorar.
Pareciera que aquellas personas llamadas kapos, que se portaban tan crueles llevaban consigo no un corazón, sino piedra.
Poco a poco se encontraron en medio de una carencia de sentimentalismo, ya nada importaba; que ironía, esa falta de sentimientos era tan grande como el amor mismo.
Tendrían pues que sumergirse en un mundo de riqueza interior y de libertad de espíritu, para poder cambiar un poco esa percepción de la vida que estaban teniendo en ese momento.
Porque aunque en dado caso pensaron que todo estaba perdido, su fe revivía una y mil veces; y aquellos que eran fatalistas y negativos decidían mejor pensar en vivir que optar por la salida fácil.
Cada uno debería sacar de lo más profundo y olvidado de su corazón algo que lo mantuviera con esas ansias locas de lograr salir de ese lugar.
Uno de los motivos importantes, que seguro movería al hombre entre un millón de obstáculos sería el amor, mismo que creían haber perdido y que en este caso es la meta última y más alta a la que puede aspirar cualquier persona.
Aunque a veces era muy necesario estar con alguien, de igual modo era un tanto bueno que el prisionero se estuviera solo consigo mismo y con sus pensamientos; aunque esto por otro lado implicara tristeza.
Y tratando el tema del destino, algunos crecen con la idea de que el destino ya esta escrito, mientras otros piensan que uno mismo lo forja.
Pero ahí en ese campo de concentración, ¿en que consistía el destino? Porque se sabe que ellos no hubiesen querido pasar por eso.
Ya por último cabe mencionar una conocida frase: “Después de la tempestad viene la calma.”

¡Los que salieron de ese lugar, volvieron a nacer!


 www.elpac.edu.mx





Compártelo:Compártelo en FacebookCompártelo en Twitter

Autores por orden alfabético
A B C CH D E F G H I
J K L LL M N O P Q R
S T U V W X Y Z
Autores por Unidad Académica
 

Acerca de Exprésate | Bases para envío de aportaciones | Contacto

Universidad Autónoma de Chihuahua

Dirección de Extensión y Difusión - Coord. Gral. de Tecnologías de Información