Mundo feliz

Por: Gabriela Alejandra Linares Paredes
fcq
Químico Bacteriólogo Parasitólogo
Publicado: 2014-04-03 10:00:00

Mundo feliz


¿Es acaso que en la vida estamos solos?
Hoy no te encuentro alma mía,
hoy te perdí de vista.
¿O es que has preferido dejarme?
Dejar estos huesos mortales
y volar al alto cielo negro
que se refleja en los profundos mares.

Sí, creo que así fue, no te he perdido,
te dejé ir por tal camino; de libertad.
Aun no se tu destino...
La verdad… me tiene sin cuidado,
pues sé que volverás.
Volverás a mi lado y sin vacilar,
porque aquí yo siempre he estado,
siempre esperando escuchar de tí noticias,
siempre esperanto tu regresar.

Han pasado años y no volviste,
aun te recuerdo, nívea, blanca y pura,
inocente y sublime.

Ayer ví una sombra
por la senda en que partiste
y un último puño de esperanza
removió mi corazón
y pensé que eras tú, mi alma, quien volvía.

Acerté. Eras tú,
sin embargo no como te recordaba;
en lugar de limpia y blanca
ahora eres algo más opaca.
Creo que aprendiste que no todo es un feliz mundo.
Volteando yo la espalda a tu rostro
comprendiste que no siempre obraste bien,
recordaste como antes eras
y deseaste volverlo a ser.

Imposible.... imposible retornar
al mundo feliz del que partiste
aquel día en que pensé haberte perdido.

Debes seguir así,
debes aceptar
en lo que te has convertido;
y yo, mortal,
no tengo otra opción que acogerte
de nuevo en este cuerpo,
encerrarte en estos huesos
de los que alguna vez escapaste.

Y por tu culpa, ahora yo tampoco soy tan blanca.
Oh, mira lo que haz hecho, alma.



Perfecto

De verdad llegué a creerlo,
que eras el hombre perfecto.
Puro, leal, infalible.
Pero no se puede negar
que la carne es la carne
y los ojos son mortales.

La mirada es imposible
desviar ante las curvas,
ante los labios y figura.

Llegue a pensar que eras perfecto
y veo que no estaba en lo cierto.
Y ni yo soy perfecta, lo acepto;
tengo miles de defectos.
Ahora es que comprendo
que del deseo no estas exento.
No eres más que un hombre
y aunque te dices sincero
a veces tienes desaciertos.

La verdad... Soñé que eras Perfecto...



Luz roja

La luz roja de un burdel.
La luz roja de mi cuarto.
La luz roja de tus labios
que me dicen que te encanto.

La pasión desenfrenada
el impacto de los cuerpos;
ahora ya no existe nada
que no sean más que tus besos.
Y la lámpara encendida
es testigo silencioso
del amor que sin medida
de entregarme estas deseoso.
La luz roja de la sangre
que se acelera tanto, ¡tanto!

El corazón rápido late
al volvernos UNO
en un abrazo…





Compártelo:Compártelo en FacebookCompártelo en Twitter

Autores por orden alfabético
A B C CH D E F G H I
J K L LL M N O P Q R
S T U V W X Y Z
Autores por Unidad Académica
 

Acerca de Exprésate | Bases para envío de aportaciones | Contacto

Universidad Autónoma de Chihuahua

Dirección de Extensión y Difusión - Coord. Gral. de Tecnologías de Información